Home > Senderismo y Naturaleza >Rutas de Senderismo > Córdoba > Fuente del Elefante - Arroyo Bejarano - Baños de Popea
 
 
 
 
Córdoba
Fuente del Elefante - Arroyo Bejarano - Baños de Popea
Sierra de Córdoba (Sierra Morena)
Ruta muy fácil Ruta que requiere alguna forma física Ruta de recorrido Circular Ruta apta para realizarla con BTT Ruta apta para realizarla con niños Disponibilidad del track para GPS de la ruta ¿Qué significan estos iconos?
 

 

El punto de partida de esta ruta, de recorrido cir­cular, será el km 13 de la carretera CP-21, que une Córdoba con Santa María de Trassierra. A nuestra derecha ve­mos la Urbanización Torrehoria. Nos situamos a la entrada de la misma e iniciamos nuestro itinera­rio por una pista de tierra que hay cerca de unas parcelas. Este camino perteneciente a la Finca del Caño, nos va a introducir en una de las zonas más bellas y de mayor valor medioambiental de la Sierra de Córdoba.

El camino toma dirección norte haciendo un giro en dirección este, discurriendo entre alcornoques hasta llegar al Cortijo del Caño.

A sólo un kilómetro de distancia encontramos una llanura con una casa casi derruida; algo más adelante discurre el arroyo del Molino. Lo cruzamos a su paso junto a una Alcubilla y seguidamente vemos la Casa del Caño. Aquí el ganado vacuno suele pastar tranquilamente

Llegamos a un cruce de caminos. Optamos por el de nuestra izquierda que, por un espacio abierto de grandes encinas y algunos pinos, nos lleva a la Fuente del Elefante. Se trata de un lugar lle­no de historia. Hasta hace poco había una escultu­ra califal del siglo X: un elefante en piedra que hoy se encuentra a buen recaudo en el Museo Dioce­sano. El entorno invita a la calma y la contempla­ción. No en vano es denominado en textos antiguos como Valle de las Rosas. Actualmente de la fuen­te sigue manando agua, que fluye entre los restos del viejo acueducto romano de Valdepuentes.

El itinerario toma dirección Este, pasando una pequeña pendiente junto a unas ruinas, y nos dirige hacia la Casa del Coronel. Omitiendo las desvia­ciones a derecha e izquierda que vamos encontrando, el camino nos llevará, atravesando pí nares, encinares y pastizales, hasta el arroyo Be­jarano.

Continuamos rumbo Este, atravesando una zona de alcornoques y encinas. Al llegar a un llano en­contraremos un cruce. Tomamos la desviación de la derecha que hace una pequeña bajada en bus­ca del arroyo Bejarano.

Pasando el arroyo, a nuestra izquierda se ven las ruinas de la Casa del Bejarano y a nuestra dere­cha, por una senda y a pocos metros, una cascada donde se encuentra el Primer Venero del Beja­rano. Aquí comienza el Acueducto de Valde­puentes. También podemos ver las ruinas de un antiguo molino por la margen izquierda, arroyo abajo.

Seguimos por la margen derecha de! arroyo, por una umbría en galería donde predominan los avellanos, dejándose ver algún buen ejemplar de fresno, así como algunos castaños y álamos negros. Observamos la existencia de tabas calcá­reas cuya acumulación forma pequeñas pozas donde el agua se remansa.

Continuamos nues­tro paseo a través de un sendero bien marcado que sigue coincidiendo con la Vereda Pasada del Pino, junto a diversos restos de una calzada ro­ mana.

A nuestra derecha observamos una gran planicie de dehesa y pinar con varios caminos que nos ofrecen varias opciones. Siguiendo el arroyo San Juan llegaríamos al desierto de San Juan Bautis­ta; y si continuásemos por el camino que hay jun­to al cruce del arroyo llegaríamos a la Alhondigui­lta y a Parrillas. Finalmente decidimos mantener nuestro rumbo junto al arroyo Bejarano. Nos ire­mos encontrando restos de antiguas conducciones de agua que surtían a los molinos que arroyo aba­jo existieron.

Seguimos sin despegamos del cauce por un espa­cio umbrío en el que abundan las parras silvestres que trepan por la arboleda. Llegamos a un peque­ño sotillo de álamo negro cerca ya de una meseta abierta donde observamos amplias panorámicas del río Guadiato.

Cruzamos el cauce y tomamos la margen derecha del arroyo. Bajamos por lo que fuera una antigua presa y descubrimos, entre una vegetación selvá­tica, un salto de agua que forma una amplía charca. A partir de este punto el arroyo comienza un pronunciado descenso.

Ascendemos de nuevo a la meseta y desde aquí retomamos el camino, que describe una pequeña curva. Dejamos atrás una bifurcación a la dere­cha, que se dirige a la Finca de los Baidíos, y en­contramos una antigua presa donde se embalsa­ba el agua que utilizaba un molino existente a la derecha del camino, bajando un poco por la va­guada, y que popularmente es conocido como El Martinete.

Subimos para recuperar el camino y tomar desde él una senda que aparece a nuestra izquierda y que conduce al arroyo Bejarano. Una vez en su orilla lo seguimos arroyo abajo. Nos iremos en­contrando con restos de viejas construcciones. presas y algunas antiguas minas abandonadas. La vegetación presenta aquí un aspecto salvaje.

El camino se hace difícil. Descendiendo poco más llegamos a la desembo­cadura del arroyo en el Río Guadiato . El bos­que se abre permitiéndonos ver el valle que el cauce describe en su recorrido. Observamos un marcado contraste de ecosistemas, que dota a este enclave de un atractivo y encanto especiales.

Seguimos río abajo por un pequeño sendero. Pa­samos por la desembocadura del arroyo del Coro­nel y llegamos a lo que popularmente se conoce como Tabla de la Aldea,que consiste en un remanso (tabla) de agua muy frecuentado por los bañistas en verano. Y a unos trescientos metros encontramos la desembocadura del arroyo del Molino, donde veremos algunos fresnos de impo­nente tamaño. Nos disponemos a ascender por su margen derecha.


Aparece ante nuestros ojos un arroyo en galería. Al avanzar nos vamos encontrando con molinos de época árabe, entre los que destaca el Molino del Molinillo . El caudal es considerable y en otras épocas fue aprovechada su energía hidráuli­ca. Restos de conducciones y de presas se entre­mezclan con una densa arboleda en la que
disfrutamos de un espacio rebosante de verdor Pequeños saltos de agua y cascadas alternadas con remansos dotan al lugar de un fondo sonoro muy relajante. Más adelante la senda hace un re­pecho y de repente descubrimos la cascada popu­larmente bautizada como Baños de Popea . Se trata de una gran piscina natural rodeada de ta­bas, culantrillos y helechos que otorgan a este en­clave un aspecto más nórdico que mediterráneo. Ascendemos en dirección oeste hasta encontramos con una desviación a la izquierda, que tomamos para llegar al Bejarano

A unos seiscientos metros encontraremos otro desvío a nuestra derecha. Lo tomamos y pasamos por una zona de pinar junto a la urbanización Cam­po Alegre. El recorrido atraviesa la Nava de la Fuente del Elefante y nos ofrece una estam­pa de gran belleza, que se acentúa en la época primaveral, cuando se encuentra cuajada de flore­cillas.

Recuperamos el camino por el que habíamos ve­nido, para llegar al Cortijo del Caño de Escara­ bita.

Desde el cortijo regresamos por el camino de la derecha (el mismo que habíamos tomado por la mañana al comenzar el itinerario). Pasamos el arroyo del Molino junto a la Alcubilla y finaliza­mos en el punto desde el cual partimos, junto a la carretera de Trassierra, dando así por concluido este recorrido circular.


 
 
Sierra de Córdoba (Sierra Morena)
Kilómetro 13 de la carretera CP-21 que une a Córdoba con Trassierra
5h
16kms
Santa María de Trassiera, Córdoba
Hoja 922 del I.G.N. (1:50.000) - Santa María de Trassierra
En los últimos años se han incrementado las parcelaciones por aquellos preciosos parajes.
 
 
 
 

 






 
 
en otras provincias
 
 

Haz click sobre el mapa para elegir una provincia de España o escógela en la siguiente lista desplegable

 
 
Otros proyectos:
Piedrasobrepiedra.TV
Forospiedrasobrepiedra.com
Piedra Sobre Piedra se publica bajo licencia Creative Commons